TELEBASURA?: NO!!

Escáner_20150713 (7)Llegó el verano de 1992 y Juan Carlos Martín cumplió su promesa. Me rescató de la Guardería justo en el momento en que yo ya no tenía nada más que hacer allí.

Surgió el proyecto de TD EL VERANO.  Juan Carlos ya estaba haciendo el personaje de Benavides y le llamaron para presentar éste programa. En principio parecía una propuesta de telebasura de ésta cadena pero Juan Carlos y los guionistas entre los que se encontraba mi todavía amigo Carlos Arenal, consiguieron hacer un espacio de entretenimiento muy digno donde cada noticia se desarrollaba con buen sentido del humor.

En aquella época era Valerio Lazarov quien dirigía la cadena y debía contar con su aprobación para presentar el programa. Tuve que hacer un casting en el que todo el mundo se volcó conmigo para que saliera adelante. Desde vestuario, maquillaje, cámaras, dirección… Y por supuesto Juan Carlos. La verdad es que yo no era una actriz muy “Telecinco” al uso pero teníamos que intentarlo.

Tras ver mi prueba, Lazarov nos convocó a una reunión en su despacho a la que asistieron también la producción y dirección del programa. Yo aún no sabía si me iba a quedar. Había hecho en la prueba varias propuestas de personaje y entre ellos había utilizado el acento francés para ésta mujer que presentaba el telediario de telebasura que en principio no quería informar si no entretener. Cuando Lazarov vio a la francesa se le notó en la cara que le estaba gustando pero como él siempre iba más allá me preguntó si no la podía hacer con acento alemán. ¿¿¿¿ALEMÁN??????  ¡¡¡¡HORROR!!! Yo no sabía poner acento alemán, así que tuve que inventarme una excusa y sobre todo llevarle la contraria, cosa que hizo contener la respiración a todos los que estaban allí reunidos. Le dije que el acento alemán era para representar a alguien autoritario y ese era el papel de Benavides. Para buscar el contrario era mejor el acento francés porque es dulce y hacía mejor efecto contra Benavides. “Tienes toda la razón” me contestó. Todos los que estábamos allí respiramos relajados. Me había llevado el papel!! Y encima Lazarov  se había quedado con una buena impresión mía. Se lo noté… Mi padre y el habían trabajado juntos muchas veces pero no quiso preguntarme. Quizá ya sabía que había fallecido.Escáner_20150713 (9)

El caso es que estuvimos haciendo telebasura para mucha gente. Sí, telebasura de la cadena alegre de las Mamachicho. Pues NO!! Defiendo éste programa porque se hizo con clase, con noticias verídicas y asombrosas, con conexiones exteriores que eran duras de rodar, con mucho trabajo de guion y de improvisación que grabábamos a diario para emitir de lunes a viernes durante casi tres meses que duraba la programación de verano.

Una etapa muy creativa en la que tuvimos oportunidad de hacer muchas cosas y de las que dejo aquí una pequeña muestra:

TELEVISIÓN PARA NIÑOS

Antena 3 televisión

Antena 3 televisión

Tengo que decir que siempre he tenido suerte con los AMIGOS que me he encontrado en esta profesión. Es el caso de Juan Carlos Martín, que conocí en el año 87 cuando estaba trabajando en el Teatro Calderón con la Revista “Y si encuentra algo mejor”. Ahí creamos un vínculo muy fuerte que jamás pude imaginar que sucediera. Ahora estamos algo más distanciados porque la vida te lleva por distintos caminos pero yo creo que él sabe que estoy aquí y yo sé que él está también. Hay sensaciones que siempre permanecen.

El caso es que un día en una conversación nos prometimos: “El que primero llegue, ayuda al otro”. Recuerdo que salíamos de una entrevista en la radio de televisión española. No recuerdo siquiera por qué estaba allí con él. Solo sé que nos pasábamos tardes enteras creando juntos. Adaptábamos letras para canciones, buscábamos playbacks que en aquella época eran complicados de encontrar. Ahora con Internet lo tenemos más fácil.

A Juan Carlos le llegó la propuesta de presentar un programa infantil en la televisión privada que casi acababa de nacer: Antena 3. Era “La Guardería”, un programa para comenzar el día que se emitía en directo y a diario a partir de las 8 de la mañana para que los niños lo vieran antes de ir al colegio. Un formato nuevo con dibujos animados entre bloques de presentación. Juan Carlos no dudó en llamarme para colaborar con él, pues había un muñequito construido que era un cuco y alguien tenía que darle vida. Esa era yo. La alegría de seguir trabajando para los más pequeños pero ahora desde la televisión.

Fue muy bonito crear el personaje. Juan Carlos le daba mucho protagonismo y juntos escribíamos los guiones de los bloques que daban paso a los dibujos animados. Sacábamos información de libros para educar en cultura y valores. Era lo soñado para llegar al público más pequeño a pesar de los madrugones para el directo, pues a las 7 de la mañana ya estábamos en Antena 3 para desayunar y prepararnos para salir en directo a las 8:00 en punto.

Después nos hicieron la propuesta de emitir el programa grabado los fines de semana y Juan Carlos quiso más para mí haciendo que el muñeco descansara y que yo saliera a presentar físicamente con el.

Era la época en que por las tardes se emitía el programa de Miliki Y Rita Irasema, (La Merienda). Recuerdo que a Miliki no le gustó nada mi primera imagen porque salía con un peto!! Decía que era su look!! Como si me fueran a confundir con el…. Ningún conflicto. Al peto lo transformaron en un pantalón y todos tan contentos. He de decir que años más tarde trabajé para Miliki haciendo diálogos de sus canciones más famosas. Fue él mismo el que me seleccionó tras leer una prueba escrita por mí y hasta ahora he cobrado derechos de autor por aquel trabajo.

Estuvimos trabajando unos cuantos meses, no recuerdo cuantos, la verdad… El caso es que de repente Antena 3 decide sacar del programa a Juan Carlos sin un motivo aparente en un principio, pero quieren que yo siga manipulando al pajarito Segundino que estaba teniendo mucho tirón entre los pequeños.

Lo hicieron muy mal con Juan Carlos. Tras terminar el directo nos separaron y nos llevaron a reuniones distintas. A él para echarle y a mí me metieron en una reunión sorpresa con Teresa Rabal y Eduardo Rodrigo. Ahí entendí la maniobra tan sucia. Teresa Rabal estaba propuesta para llevar ese programa de televisión y a la cadena le interesaba mucho más de Juan Carlos simplemente por trayectoria profesional. Eran otros tiempos porque he de decir que Juan Carlos Martín sigue trabajando aún en comedias musicales muy importantes y de Teresa Rabal no se sabe nada.Escáner_20150713 (10)

Tuve muchas dudas en seguir adelante con el trabajo. Ya no iba a ser lo mismo sin mi amigo  en la televisión y sentía que tenía que decir que no a la propuesta. Pero el mismo Juan Carlos me animó a quedarme allí con la promesa de que algún día me sacaría  de allí. Para el lo importante era que yo siguiera trabajando.

Seguí con Teresa. Ya no tenía el protagonismo que me daba Juan Carlos porque ella tenía que ser el centro. Es cierto que me contrató como coreógrafa de sus canciones y al menos creaba en ese sentido. Porque Segundino, el pajarraco, cada vez tenía menos presencia en el programa hasta que consiguió cargárselo. Recuerdo que un día Eduardo Rodrigo me dijo que estaba harto del pájaro… Y ahí manipuló todo para que no continuara el personaje.

Lo cambiaron por un elefante corpóreo que yo también iba a llevar. Pero aquella cabeza pesaba más que dos muertos juntos y cualquier movimiento me costaba Dios y ayuda. No podía con él. Se lo dije a Teresa que por aquel entonces ya era como una hermana mayor para mí. Nos habíamos encariñado después de todo… Pero no había opción ya. O aguantaba el peso en la televisión, o tenía que dejar el trabajo. Y lo dejé porque Juan Carlos me rescató. Cumplió lo prometido pero eso lo contaré en otro post.

Aquí dejo imágenes del programa:

 

TELEVISIÓN PARA JÓVENES

Instantánea000001Saltándome unos cuantos años por medio, he encontrado una cinta de video con grabaciones de un programa juvenil, muy puntero en su momento, que se llamaba “El Rescate del Talismán” . Una forma diferente de hacer televisión en esos años (1994). Era uno de los primero programas que utilizaba el croma  para jugar con la fantasía de los televidentes.

Para quien no lo recuerde, o no lo haya visto nunca, ‘El Rescate del Talismán’ era un concurso juvenil en el que cuatro adolescentes, dos chicos y dos chicas, se veían inmersos en una especie de videojuego, algo así como una aventura gráfica muy medieval que parecía ser la caña en su momento,

Así, el juego consistía en que a uno de los chicos se les ponía un casco con el cual no veían, y lo soltaban en mitad de un escenario en croma en el que podía haber pruebas físicas (no caerse andando por un desfiladero, por ejemplo), o mentales: preguntas, acertijos…  También, durante su aventura, se encontraban con actores con los que interactuaban. Yo era con Amparo Bravo  uno de esos actores. Dábamos vida a dos Elfos llamados Lindal (Amparo Bravo) y Ghendan (Andrea Masulli).

No quiero dejar pasar ésta oportunidad para agradecer a Luis Fernando Alvés  el que nos diera la oportunidad de trabajar en ese programa de televisión. Fue Luisfer quien propuso nuestros nombres al director del programa que cuando nos vio entrar por el plató nos adjudicó ambos personajes sin dudarlo.

Los guiones venían muy justos de tiempo y teníamos que estudiar casi al día. Eso me costaba mucho pero le daba frescura a las secuencias porque, si bien había texto importante que no podía fallar, nosotras inventábamos situaciones entre los personajes incluso coreografiando las escenas previamente en el camerino de Televisión Española. Creo que ahí Amparo y yo nos terminamos de conocer porque estábamos juntas en un proyecto que había que sacar adelante y además éramos amigas. Hoy por hoy seguimos siéndolo. Puedo decir que es mi mejor cómplice a todos los niveles porque nos conocemos hace casi 30 años, los mismos que llevo de profesión casi.

Luis Fernando Alvés también está a mi lado ahí hace mucho tiempo. Y aunque haya amigos que previamente me han ayudado en mi carrera, hoy tengo ganas de escribir sobre los que permanecen no solo a nivel profesional, si no a nivel personal compartiendo grandes experiencias de vida.

Pero para muestra dejo una secuencia del programa. No os la perdáis porque es muy divertida:

COMEDIA MUSICAL- UNA MANERA DE VIVIR

Andrea Masulli- Comedia

Andrea Masulli bailando y cantando en comedia musical

Comedia Musical para todos

En el año 89 fallece mi padre pero me deja un legado muy grande.

Tras haber aprendido con él mucho sobre el teatro, la coreografía y la comedia musical (recuerdo que me llevó a Londres con 7 años y vimos el estreno de la compañía inglesa de Chorus Line entre otras comedias musicales), me dejó amigos en contacto con amigos suyos que me dieron la oportunidad de seguir creando. Ángel Camarata fue uno de ellos. Si entro en detalles personales podría haberle catalogado en principio como un “traidor” a mí, a mi madre y a mi hermano, pero al final demostró estar a mi lado y sobre todo su confianza en mí como artista. Si digo “traidor” lo digo con bases y conocimientos, pues  en el proceso de su papeleo post mortem, del que yo me encargué, apareció un nuevo testamento donde las cosas no eran tal y como aparecían en el que en casa teníamos. Ángel Camarata era testigo principal del nuevo testamento habiendo firmado junto a su esposa. ¿Por qué no me avisó? Nunca lo supe ni lo sabré pero puedo entender que era una situación embarazosa. Prefiero no entrar en detalles porque son cosas muy personales de familia que no quiero airear.  Quizá es que también le convenía mi contacto de alguna manera porque en el legado de mi padre estaba todo el acceso a las músicas de compositores como Augusto Algueró y Adolfo Waitzman entre otros, que por amistad con mi padre siempre iban a dejar que moviera sus derechos como autores. No sé… Y creo que nunca lo sabré. Yo sentía su cariño pero con el tiempo y llegada cierta edad, te das cuenta de que las personas son interesadas en su mayoría y no te dan su amistad si no obtienen nada a cambio. Eso excepto mis pocos amigos de toda la vida que son intocables por supuesto. Otro legado de mi padre. El culto a la AMISTAD entendida con mayúsculas. Con esto digo todo.Los fantasmas

Con Camarata empezamos a trabajar en Florida Park y a crear comedias musicales en las que él hacía el guion y juntos elegíamos los números musicales. Yo actuaba y hacía las coreografías además de escribir letras para las canciones. Era comedia musical para todos los públicos.

Empezamos con “El Gran Merengue” en 1989. Yo era “Merenguita” una niña a la que le encantaba comer. Aún sigo teniendo alma de Merenguita. Yo creo que Camarata me conocía muy bien. Ahí trabajé con mi hermano Gustavo Masulli y Nené Morales.

Después hicimos “Los Trotamundos” en 1990. Con José Luis Rogerio y Nené Morales de nuevo.

Y luego vino “El Gran día” con Sonia Almarcha y Ángel Camarata. Éramos tres perros callejeros que se presentaban a una audición para perros. Algo surrealista que  los niños y padres disfrutaban  con pasión.

Florida Park

Actuábamos por las tardes en fines de semana. Normalmente en la época de comuniones que se celebraban en Florida Park y después de las comidas.

Incluso alguna vez terminé el espectáculo y me iba a trabajar de payaso con Pakus. No paraba de actuar.

La Comedia Musical siempre me ha gustado. Es algo para lo que me he preparado a conciencia durante años. Pero nunca me seleccionaban para las grandes comedias. Iba a todas las pruebas y siempre me quedaba en el “casi me cogen”, pero siempre necesitaban a alguien diferente: Más alta, más baja, más gorda, más flaca. Esto unido a que había que sacar las lentejas para comer, me hizo abandonar la idea de presentarme a las pruebas y dedicarme a ganar dinero de payaso. Os recuerdo que mi padre había fallecido. Entre mi hermano y yo teníamos que sacar la casa adelante.

No obstante yo me sentía perfecta. Si. Completa. Cantando, bailando, escribiendo, creando comedia musical que es para lo que me he educado y lo que quiero morir haciendo. Y LO CONSEGUIRÉ DE UNA U OTRA FORMA. Porque solo se vive una vez y en ésta vida hay que ser FELIZ ante todo. Me da igual mi estatura, mis kilos de más, mis piernas cortas o no saber hacer 4 piruetas seguidas. Tengo alma de comediante y eso tiene que terminar ganando, ¿Verdad?

Por suerte teníamos buenos amigos. Pero eso lo dejo para contaros mi siguiente experiencia con otro post.

Ahora os dejo un número caracterizada de perrita caniche de “El Gran día” en el que canto y bailo lo perfecta que soy ;):

Zarzuela también

Año pasado por Agua

Ballet de Alberto Masulli en La Zarzuela: El Año pasado por agua.

Teatro de la Zarzuela

Llega el invierno de 1987 y la posibilidad de trabajar en teatro de la Zarzuela. Del teatro Calderón al Teatro de la Zarzuela. ¿Quién me lo iba a decir?

Otra vez ensayos pero a lo grade. Más de 200 personas en una misma función. Las primeras figuras, los cantantes, el coro, la figuración… Y yo en el ballet y cantando también, porque aunque estaba en el cuerpo de baile, asistí a los ensayos del coro y me aprendí todas las canciones de “El año pasado por agua” Una zarzuela de las menos conocidas de Chueca y Valverde sobre libreto de Ricardo de la Vega que fue escrita después de “La Gran Vía”.

Se representaba primero “La Revoltosa” y tras ella iba “El año pasado por Agua”. Yo solo actuaba en la segunda pero solía llegar al teatro con tiempo de ver a mis compañeros en la primera. Me encanta la Zarzuela también.

Fue una experiencia muy bonita con la anécdota de que un día yendo a actuar, aparqué el coche en la calle Cedaceros, un poco más abajo de donde estaba la comisaría y me atracaron 4 energúmenos a punta de cuchillo. Se llevaron el coche, mi bolso y mis ganas de actuar. Llegué al teatro desconsolada y el guardia de seguridad me acompañó sin dudarlo a poner la denuncia a comisaría lo que hizo que llegara tarde a la actuación. Conseguí entrar en el segundo número que era el vals de Neptuno con Alfonso del Real. Me incorporé a la fila de salida sin maquillaje pero vestida y con una sonrisa de oreja a oreja. Mis compañeros alucinaban. Todos preguntándome y yo contando casi uno por uno a los 200 mi robo, el susto que pasé y lo nerviosa que estaba. Al día siguiente todos me preguntaban y como eran tantos y tenía que repetir la historia doscientas veces opté por ir al puesto del regidor y pedirle el micrófono prestado. Allí comuniqué a mis compañeros: “Amigos, soy Andrea Masulli y os cuento que ayer apareció mi coche de madrugada. Nos ha la Guardia Civil a casa y nos ha dicho que lo han encontrado abandonado en un descampado del kilómetro 120 de la carretera de Andalucía. Claro, hasta donde les llegó la gasolina. Menos mal que tenía poca… Gracias a todos por preocuparos por mí y ahora vamos a hacer la función como todos los días”  Se oyó un aplauso general desde todos los camerinos. Fue muy bonito.

También recuerdo al coro bajando las escaleras de la parte trasera y calentando las voces. Se me ponían los pelos de punta porque cantaban como ángeles. Iban dando las notas y bajando peldaño a peldaño para llegar hasta el escenario.

No he vuelto nunca más allí. Ya me gustaría. He aquí un resumen de un par de números en los que estoy: La presentación con el conocido “Que llueva, que llueva” y el Vals de Neptuno con Alfonso del Real que hacía hasta claqué:

TEATRO A LO GRANDE: Y si encuentra algo mejor….

Y si encuentra algo mejor… Teatro Calderón.

Llegó el verano de 1987 y la oportunidad de trabajar en el Teatro Calderón. Allí hicimos La Revista Musical “Y si encuentra algo mejor”.

Y si encuentra algo mejor.

Andrea Masulli en Y si encuentra algo mejor.

Autoría: Jorge Llopis; Fernando Vizcaíno Casas

Producción: Compañía de Comedias

Ficha artística: Autoría: Fernando Vizcaíno Casas, Jorge Llopis. Música: Augusto Algueró, Luis Aguilé. Dirección escénica: Alberto Masulli. Intérpretes: Amparo Bravo, Andrea Masulli, Gustavo Masulli, Marga Herrera, Pepe Álvarez, Pepe Ruiz, Yolanda Farr. Estreno: 12 de junio de 1987 en Teatro Calderón de Madrid (Madrid)

Las bailarinas: Susana Ayuso, Susana Cores, Eva Bernal, Gabriela, Araceli Calderón, Ana Mª Marrone, Sonia Blanco, las hermanas Gambín, Estrella Infante, Paloma Dominguez… Perdonadme si me olvido de alguna pero hubo mucho movimiento ese verano.

Qué emoción!! Primer teatro importante y Teatro Calderón. Teatro, bambalinas, camerinos… Acostarse tarde, levantarse tarde… Noches de risas, aplausos. El Teatro vivido con dos funciones diarias como antes y solo descansando los lunes.  La REVISTA con la que tantas veces había soñado y en la que siempre había querido trabajar, después de ver a mi padre montar las de Lina Morgan, Juanito Navarro, Antonio Ozores, Mª José Cantudo… Nunca me dejó trabajar en Revista porque decía que no tenía ni físico ni estatura pero al final me dio la oportunidad; La única que he tenido y entiendo que valgo para otras muchas cosas donde puedo lucir más pero yo tenía esa ilusión… Las plumas que ya siendo un bebé me apasionaban, el brillo de las lentejuelas, las coreografías, los textos (más los de LLopis por aquello del humor blanco), la letras de las canciones en las que también participé, las grabaciones de voz, la música… Y “pagando el derecho de piso” como decía mi padre. No salía ni en el cartel de fuera… Pero daba igual; Yo estaba feliz.

Allí además de trabajar como actriz, aprendí las bases de la coreografía ayudando a mi padre y sobre todo la dureza de trabajar mucho y ganar poco. No se puede decir que fuera un éxito de función pero algo de dinero ganamos. Recuerdo que montamos una cooperativa y yo tenía el tanto por ciento más bajo… Aprendizaje total en todos los sentidos. La que más trabajaba y la que menos cobraba. La que primero llegaba al teatro para comprobar que todo estaba ok. El vestuario, el decorado, las luces… Gracias por éste aprendizaje padre, porque cargando canastas de ropa vi la otra cara del teatro y también me gustó. Ahí se me metió en las venas para siempre y no me importa nada llevar luces, vestuario, coreografía o lo que sea con tal de estar ahí. Las tablas me apasionan.

Éste era mi número con mi querido hermano  Gustavo Masulli (Qué jovencitos y lo que nos hemos reído en ese número GUS). !QUÉ GUAPO estás y qué guapo eres hermano!:

Cuando triunfa el Show!! La voces son las nuestras, por supuesto, la música de Luis Aguilé que, tengo que decirlo; tenía en mente una función de la que yo sería protagonista pero nunca le dio tiempo a estrenar; y letra de la canción con retoques míos también… Ya empecé a cobrar derechos de autor entonces. SÍ: También soy AUTORA.

CLOWN O PAYASO: ESO ME DIÓ EXPERIENCIA

Clown Antena 3

Foto de CLOWN hecha en el estudio 5 de Antena 3

Ya en los 80, comencé a ayudar a mi padre en todos sus trabajos de coreografía. Seguía yendo con él a absorber  sus lecciones en el teatro, en el Music Hall… Hasta me llevaba de gira con las compañías que él iba. Recuerdo la de Colsada viajando por toda España. Allí hice amigos que hasta ahora tengo presentes. Pensiones en Barcelona, El hotel Ercilla en Bilbao… Ensayos, pruebas de vestuario, cambios en los guiones, adaptaciones. Cada lugar era diferente. Y yo lo vivía como una aventura pero me sentía segura, protegida y a veces, por qué no decirlo: ¡Demasiado vigilada!

Pero estando en los camerinos del teatro Alcalá de Madrid, hacia el año 86/87, Paloma Dominguez, que era bailarina en la revista que se estaba representando, me habló de la oportunidad de comenzar a trabajar con su entonces marido Oscar Pretzel. Tenía una empresa de animación de cumpleaños y comuniones llamada PAKUS donde se trabajaba de payaso o clown.  Creo que da igual el nombre. Quizá el payaso sea el que trabaja en el circo y el clown el que desarrolla un trabajo más metódico. Yo amaba ambos trabajos. De hecho después conocí a Los Rivelinos en el Circo De Ángel Cristo y eran unos artistas geniales. De repente y no sé cómo, me vi estudiando un guion de comedia muy bien escrito con las claves del humor del clown muy trabajadas. Claro, eso yo no era capaz de valorarlo en aquella época, pero aún conservo esos guiones escritos por Oscar Pretzel y veo la calidad del trabajo que hacíamos. Calidad que llevábamos a las casa de los niños con poder adquisitivo y a los restaurantes de lujo  ¡Menudas propinas nos daban!

Comencé a practicar malabares en la Asociación de Malabaristas. Magia y sobre todo el trabajo del clown que iba interiorizando día tras día, fiesta tras fiesta. Yo era feliz. Trabajábamos en parejas y había temporadas en las que no nos daba tiempo ni a cambiarnos para llegar al siguiente evento. Claro, íbamos en coche pintados y vestidos de payaso o clown y la gente de otros vehículos que se paraba a nuestro lado nos saludaba sonriendo.¡¡A mí hasta se me olvidaba mi atuendo!! Y me preguntaba: ¿De qué se ríe éste que va en el coche de al lado?

¡! Cuánto aprendí!!  El maestro Oscar me enseñó a cuidar el material, a ser puntual, a esperar los tiempos reglamentarios para sacar jugo de un gag, de una magia, de cualquier niño e incluso de una situación inesperada que como podréis imaginar eran constantes.  Creo que la escuela del clown y del animador es una muy buena escuela para un actor y yo tuve la suerte de poder contar con ello.

Fue una etapa preciosa. Ganaba mi dinerito y allí hice amigos. Grandes amigos y compañeros pero he de mencionar especialmente a Marta Molina, también actriz, madrina de mi hija que es con la que tengo éste recuerdo que dejo como muestra de una fiesta en una casa mezclado con una fiesta en un restaurante junto a Sixto Cid  ¿Trabajo bonito y duro verdad?

ARTISTA NACÍ Y ARTISTA SOY 2

Aún sigo buscando un lugar en éste mundo del arte y tengo casi la edad tenía mi padre cuando murió de un ataque al corazón bailando la Samba. SOY ARTISTA, NO LO DUDO. Todavía recuerdo el día que me llamo Eliane Capitoni para decirme: “Estábamos ensayando y tu padre se ha mareado… Ya había tenido un amago de infarto hacía 18 años y la cicatriz quedó en ese corazón tan grande que tenía.

Sé que tenía un gran corazón porque a posteriori me he ido encontrando con grandes talentos y artistas reconocidos que me han dicho que fue él la primera persona que le dio una oportunidad en éste país. Si. Porque él venía de fuera y sabía lo que era llegar con una mano delante y otra detrás. Porque apreciaba el talento y el amor al ARTE. SABIO. Nunca quisiste que me dedicara a este mundo. Me hiciste estudiar una carrera y todo. Filología inglesa? Gracias porque fui a la Universidad y conocí ese mundo. Pero ya años antes te diste cuenta de que no podías luchar contra mi instinto. Cuando aquella vez en el Colegio quisiste colaborar con mis compañeras de clase (estábamos en BUP), y haciendo una lectura de la obra de teatro que íbamos a representar, yo, que solo te iba a ayudar, leí un trocito de uCon papá artistano de los personajes y me diste la protagonista de la función alegando que no podías luchar contra lo que era evidente. GRACIAS porque ahí sentí el teatro, la interpretación con el método, el aplauso del público con un teatro entero que se pone de pie cuando saludas la última, y como no, la ENVIDIA de alguna persona que me dolió más que nada. Viví ésta experiencia con 17 años. Hablamos del año 1981. Ahí empecé a ser ACTRIZ y ARTISTA. Ahí mi tío Leonardo Caro que era bailarín y nos llevaba las luces, me enseñó a utilizar los comen
tarios en contra a mi favor para crecerme. Eso no lo tengo que olvidar nunca.

Luego ya estando en la facultad hice una obra de teatro que se llamaba “Lope de Rueda y los Cómicos”. Eso ya como profesional y haciendo bolos por las fiestas de los pueblos. Recuerdo el tacto de las tablas mal colocadas bajo los pies y ese público que estaba en su fiesta y que terminaba aplaudiendo metido en nuestra función. Ya son más de 30 años los que han pasado. Recordar todo esto me llena el corazón y me dice que tengo que seguir adelante. Por eso he comenzado éste blog. Como homenaje a Alberto Masulli, y como una manera de dar a conocer toda mi trayectoria y el por qué merezco un sitio en éste mundo de los artistas.

Os dejo otras imágenes sacadas de super 8 donde se ve a mis padres bailando una jota. En el grupo está mi tío Leo Caro y mi madrina Ana Krieger, en este ambiente nací y en él me gusta seguir.:

 

ARTISTA NACÍ Y ARTISTA SOY 1

Nací en una familia Artista. No lo puedo negar. Algún día contaré cómo era la trayectoria de mis padres, pareja de baile que viajaba por todo el mundo con su grupo.

¿Lo contaré algún día? NO. LO VOY A CONTAR YA!!

Me doy cuenta que fue así como empezó todo. Porque ellos decidieron quedarse en España para vivir y tener a sus hijos. Y aunque seguían viajando yo me gesté en los teatros. Ya mi madre, cuyo nombre artístico era Marina, me llevaba en la barriga y salía al escenario. Un día se llegó a caer a foso conmigo dentro pero como era chiquitita, mi padre la rescató con un tirón del brazo y siguió su actuación coMamá y Papámo si nada hubiera pasado. Es más, decidió dejar de subir a las tablas el día que, haciendo una pantomima en la que contaban su historia como pareja desde niños hasta que envejecían y morían, escuchó que alguien del público decía: ¡Pero si esa mujer está embarazada! Así decidió que ya se le notaba mucho mi presencia y se retiró para poder darme a luz. No obstante después siguió en los escenarios. Incluso después de tener a mi hermano. Hasta que decidió quedarse en casa para criarnos porque eso la hacía más feliz. GRACIAS MADRE porque desde casa inculcabas el respeto por el trabajo de mi padre artista que se acostaba tarde, dormía por el día, hablaba constantemente por teléfono… Todo para supervisar sus coreografías, sus obras de café-teatro, sus trabajos en Televisión Española. Alberto Masulli. Sí señor. Lo nombro con orgullo porque fue quien me enseñó LA VIDA. No solo a nivel profesional, si no a nivel personal. Siempre me decía que tendría que luchar mucho para encontrar un lugar en éste mundo. HOMBRE SABIO. No se equivocó. Compró una casa en una colonia de artistas a las afueras de Madrid. Yo me crié con el humor de Tony Leblanc, Andrés Pajares, Manolo Gómez Bur, el arte de Nacho Arrieta que vivía junto a nuestra casa, Luis Bustos que fabricaba plumas para espectáculos… Mucho arte vivido desde tan pequeña que ha dejado una huella muy grande en mí. Aún recuerdo cuando me llevaba a Televisión española recorriendo esos pasillos y todos los platós. Saludando a todo el mundo, hablando y dando consejos a todos…Seguiré contando un poco más en el próximo post.

De momento dejo aquí una grabación de Marina y Alberto, los que me hicieron artista. Está sacado de una película de super 8 por lo que la imagen es de aquella época pero aseguro que merece la pena verlo pinchando en el enlace:

Ensayo Ballet Marina y Alberto